jueves, 29 de noviembre de 2007

Unas cabezas 'de arte'

El mundo del diseño. El universo artístico ha llegado a los cascos de moto. Su fabricación ya no sólo se limita a tiendas especializadas en accesorios de las dos ruedas. Los hay de todo tipo. Divertidos. Retro. Vesperos. Cañeros. Serpenteados. Dibujos manga. Italianos. Japos. Coloridos. Sobrios. Brillantes. Mates. Atrevidos. Directos. Poperos. Llaman más la atención por su diseño que por su apariencia de seguridad. Pero no importa. Molan. Y molan mucho. Las marcas de moda se han metido de lleno en el mundo de la moto y no lo piensan soltar.





A lo japo. Quien se considere moderno y no haya probado sushi en el último mes es un moderno de pacotilla. Así lo dicta el diccionario. Pero el aún más es el casco japo. En la tienda Fuku han intentado traer a España un poquito más de Japón porque, según su dueña, Yuki Okumura, los españoles aún no tenemos claro la diferencia entre lo chino y lo japonés. Y los cascos, aunque no homologados en España, sí lo están en su país de origen y otros europeos como Alemania e Inglaterra. Se recomienda probar antes porque los japos ni tienen el mismo cráneo que todos nosotros y te puede quedar el invento como un pepino.




Para supernenas. La diseñadora catalana de bolsos Raquel Micola creó la firma Mimotica Micola en 2002. Después hizo monederos. Y, ahora, cascos de moto. Tienen personalidad. Juega con mensajes divertidos y dice estar muy influenciada por la moda de los parisinos y ese charme inocente. Sólo para chicas, pero... en una época en la que se tiende a lo unisex. Mmmmmh... ¿Por qué no?




Rollo Cocodrilo Dundee.
¿Y lo que mola este casco de serpiente de Aita? Tienen muchos modelos, la mayoría originales y divertidos, más o menos vanguardistas. Una firma de origen catalán recién asentada también en Madrid. Es el ejemplo de cómo una empresa de complementos de moda se mete de lleno, con 25 modelos, en el mundo de la moto.




Formato ultraexclusivo.
Si quieres sentirte único llevando un casco, entonces puede que estés dispuesto a pagar casi tanto por el casco como por la moto. Claro que también depende la moto. Pero, oye... ¿Y lo molón que queda decir que llevas un casco de Louis Vuitton? Pues ahí lo tienes.




Homenaje a los camaleones. Vinçon ha sacado una alternativa para los que no quieren gastar. O para los que quieren cambiar de disfraz sin retocar la base. Vamos, para ser guay a lo barato. Pero da resultado. Son sus fundas especiales para casco. Y te puedes encontrar desde lo más surrealista a lo más sobrio, pero siempre con un punto diferente.



Las opciones italianas, en lo que se refiere a diseño, siempre son valorables. Vemar maneja el autodiseño. Tú mismo puedes elegir las características entre las opciones más molonas. Otra, el clásico Momo Design, una opción típica de los que gustan de lucir marca sin irse a lo ultraexclusivo.


Todos los cascos de diseño tiene una personalidad especial y, para que nos vamos a engañar, no son nada baratos. Los cascos abiertos no cubren mentón ni nuca, por lo que son más peligrosos que los integrales. Antes se veían en cierto tipo de moteros más acordes con lo retro: una Harley, una Vespa, Lambretta. Hoy en día lo lleva cualquiera que pretenda demostrar un cierto gusto estético o tendencia a la moda.

1 comentario:

Comounamoto dijo...

Las fundas son una excelente opción y muy baratas para renovarte, yo compré la mia on line en http://www.helmetdress.com la recomiendo