jueves, 11 de octubre de 2007

A la caza del consumidor inmigrante

Integra es la primera feria de productos y servicios para inmigrantes. La celebración de esta muestra significa la consagración definitiva de los inmigrantes como potente colectivo de consumidores (suponen el 10% de la población española y cada uno tiene un gasto medio mensual de 1.081 euros). Las empresas toman posición a través de diferentes estrategias. Algunas ofrecen productos concebidos exclusivamente para extranjeros. Otras adaptan sus servicios a las nuevas necesidades de este colectivo.


video
En Integra se podrá escuchar mañana el sonido del 'tulnic'.
Es un instrumento arcaico de Rumania. Se usaba para comunicarse
("es el teléfono móvil de hace siglos", dice la anciana que toca el
instrumento). El vestido que lleva esta mujer, hecho a mano, está valorado
en unos 1.000 euros.

Canal + ha sacado paquetes exclusivos para extranjeros. Por ejemplo, Canal + Romania incluye, por 19,95 euros al mes, la recepción de un canal internacional de la televisión rumana, una emisora de radio, así como diferentes canales que prestan atención al colectivo (incluyendo la retransmisión en Canal + Fútbol de algún partido de la liga rumana). Sin embargo, los propios beneficiarios de este programa dudan del éxito de esta iniciativa. Muchas veces, quienes llegan a España desde Rumania traen consigo un receptor de televisión digital, que permite el visionado de 66 canales por 16 euros ("Ya sé que es ilegal, pero es que venimos sin mucho dinero", asegura un rumano que pasaba por allí).


Coca-Cola también creó un producto específico para inmigrantes. Es el caso de su bebida Fioravanti, un refresco gaseoso de fresa procedente de Ecuador. "Demasiado dulce para el paladar español", se escucha en el expositor que la empresa tiene ubicado en Integra. Otro producto específico, es la pizza de kebab de Campofrío (con ternera al estilo kebab y un sobre de salsa en el interior). Otra empresa que ha adaptado su oferta es Carrefour, que ofrece una amplia gama de productos importados para inmigrantes. Lo necesario, por ejemplo, para preparar unos llapingachos ecuatorianos o salteñas bolivianas. Ahí va la receta del boulze rumano.


Ingredientes: 500 gr. de sémola de trigo; 1,5 l. de agua; 150 gr. de queso de cabra; 50 gr. de mantequilla, y mostaza.


Preparación: Hervir el agua con un poco de sal; echar la sémola de golpe; dejar que hierva unos 30 minutos a fuego lento (removiendo y sin que se peguen los granos); hacer bolas del tamaño de un huevo y rellenar con un poco de queso de cabra y un poco de mantequilla; hornear las croquetas a 180 ºC hasta que estén doradas con el queso fundido en su interior. Puede servirse con mostaza.



Imagen de un plato típico rumano

Los bancos, las compañías telefónicas y las inmobiliarias también tienen una extendida presencia en Integra. Aunque los inmigrantes no siempre apoyan la labor de los bancos por la integración. Una inmigrante rumana se quejaba de que durante largo tiempo recibía las cartas y la publicidad en su lengua nativa, pero que el banco nunca le concedió un préstamo a pesar de cumplir con los requisitos. En cualquier caso, los bancos tratan ahora de sacar beneficio de las remesas que los inmigrantes envían a su países, las cuales alcanzaron los 6.250 millones de euros el año pasado.

No hay comentarios: